Tarifas al Cuarto Oscuro

Sociedad

Síntesis semanal por ROBERTO DAOUD - Secretario de DEUCO

Los ultimos diez días no pueden dejar de repasarse, cualquier sea el tema, sin tener en cuenta la contienda electoral que estamos atravesando. En lo que respecta a los servicios públicos y sus tarifas menos aún y así ha quedado evidenciado en tanto el propio presidente de la República finalizado los comicios, ha salido ha justificar los aumentos tarifarios que se han sucedido en forma constante durante todo el ultimo año y medio. Si hay algo que identificará esta primera parte de mandato de Cambiemos, será el aumento abrupto de las tarifas de los servicios públicos y de los productos de primera necesidad. 

Solo en el biemeste julio y agosto varias subas arrebataron los sueños de los argentinos. Así en el tema del servicio red de gas en  agosto comenzaron a llegar facturas que superan las expectativas de muchas familias pero también el 24% anunciado por el gobierno. Esto generó reclamos de consumidores, tapas de medios de comunicación y presentaciones judiciales.  Cuando parecía que la noticia se perdía, nos encontramos con la inaceptable primicia que los usuarios vamos a poder  (tener) que pagar el aumento del gas en cuatro cuotas. Visión mercantilizada del servicio público. Siendo la respuesta que uno recibe cuando va a comprar un producto a una casa de electrodomesticos y se da cuenta que no le alcanza, y lo invitan a realizar la compra en cuotas. La gran diferencia es que el gas es un servicio público y aunque concecionado es responsabilidad tambien del Estado garantizar el acceso universal de la ciudadanía antes que la rentabilidad de la empresa.

Entre otros incrementos tambien tenemos a la Medicina Prepaga a quien se le autorizó un 10% de aumento (5% en septiembre y 5% en octubre) aunque las empresas manifestaron complicaciones económicas y anunciaron que no descartan nuevas subas. Para los colegios de eduación de gestión privada también llego el permiso, en tanto las autoridades de la provincia de Buenos Aires autorizaron una suba promedio de 13%, retroactivo al mes de julio, es decir que en estos meses la educaión va con precio recargado. 

Tampoco se quedó atrás el servicio mas universalizado, la Telefonía móvil. Las empresas anunciaron aumentos en sus servicios del 12 % y en algunos casos llevan 24 % en lo que va del año. Los alimentos tampoco se amilanaron y la canasta básica creció un 2% en julio según el Índice Estadístico de los Trabajadores de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, ayudado por la aparición del dólar en suba. Dato distinto arrojó el INDEC, que para igual mes midió solo 1,7% dejando ver una pelea que asoma, canasta blue vs canasta oficial.
 
Por ultimo las empresas del servicio público de energía eléctrica sortearon injustamente, veremos si legalmente, los planteos judiciales y comenzaron a remitir las facturas con recargos que superan el 58% que oportunamente se comunicó, estimando facturas que alcanzarán el 125% según la asociación DE.U.CO (Defensa de Usuarios y Consumidores). Ello generó la promoción de denuncias en los medios de comunicación y  presentaciones judiciales del Defensor del Pueblo Provincial acompañado por las asociaciones de consumidores. Donde denunciaron la inconstitucionalidad del aumento, por irrazonable y por no respetar lo propuesto en la audiencia pública 2016.  Radicado en el Justo, Juzgado Contencioso Administrativo 1 de La Plata, quien hizo lugar a la cautelar suspendiendo así nuevo cuadro tarifario. Poco duro en tanto, la previsible, Cámara Contencioso Administrativa de La Plata, dio una mano, dejando a oscuras las pretensiones de los usuarios bonaenreses. Si bien no ha concluido ese proceso judicial, hoy las empresas eléctricas pretenden aplicar el aumento golpeando una vez más las economías familiares y de la producción. Sin descartar que cabe la posibilidad de aplicar un retroactivo al momento que se autorizo, esto es al mes de julio.

A la hora de sintetizar lo ocurrido en la última semana, no puede esquivarse comicios de medio término. Donde no solo se definen cargos electorales sino también la aprobación o no de determinadas políticas públicas y en tal caso su continuidad. Es así que ha sido signo de este gobierno aumentar tarifas de servicios públicos casi sin límites, bajo la justificación del retraso en el aumento tarifario, pero sin contraprestación por las empresas. No cabe dudas que dentro de las grandes favorecidas por las politicas gubernamentales, encontramos hoy a las empresas de servicios públicos.

Poco se debatió durante la campaña de ello, pero también poco se debatió. Para octubre como pueblo que va a las urnas debemos preguntar, interpelar y exigir a los que se candidatean que se expidan al respecto. Deben responder, hasta cuándo y hasta cuanto va ser el incremento, que se hace con los que no puedan pagar, cuando empiezan a exigir una mejora del servicio e inclusión de las personas excluidas, que se hará con las empresas que no cumplan las expectativas. Hace un año y medio que sufrimos aumentos y los servicios siguen en deuda con la sociedad. Cada vez mas usuarios no pagan o les es costoso pagar tarifas de servicios públicos frente a un gobierno que parecierea no tener un plan B para los usuarios que se van cayendo del sistema o quedan en el a costa de sacrificar el derecho al acceso de otros bienes. No se puede dejar pasar la posibiliad de exigir soluciones frente a las dificultades de pagar una tarifa, no puede ser la respuesta la contienda, la judicializacaión y la protesta. La defensa del bolsillo y los derechos como usuarios empieza en las politicas de Estado que se pretenden aplicar y los que la aplican se eligen a través del voto universal.  Que en el cuarto oscuro se encienda la luz.